Mi remanso, mi paz, mi nada por Keren T. Biebeda

el
nature-rain-drop-of-water-blurred.jpg
Foto por Skitterphoto tomada de Pexels

En la lejanía de un soleado día la barriga ruge quejumbrosa al amanecer. Llueve; el cielo endemoniado con sus estruendosos relámpagos intenta hacerse notar, como si el gris de la mañana no fuera suficiente. Pero pronto todo vuelve a la calma al renacer el sol que irradia  expectativas de alegría; ahora salgo a recorrer las calles y entre esas largas caminatas el almuerzo invade mis pensamientos; quisiera un pedacito de comida para calmar el croc croc del estómago que no deja de reclamar. 

Observo el cielo mientras espero mi turno en una cola interminable; una cola en cuyo final me espera el tentempié. Llega mi turno, recojo lo que he pedido y me marcho de ahí, de ese barullo; camino hasta perderme entre la vegetación. Elijo un lugar tranquilo, solo para mí, me acomodo y extraigo el tan esperado bocado. Una pequeña mordida y la explosión de sabores llena en mi paladar y mi lengua; por unos minutos me sumerjo en el sabor de cada ingrediente que se manifiesta de maneras muy explícitas. Una fugitiva lágrima se desliza sobre mi mejilla… puro placer…

El paisaje cambia, o es que ya lo veo con otros ojos; es como si la  luz brillara más. Deambulo por entre los árboles, toco el pasto húmedo y meneando la cola un perro se acerca a saludarme, feliz me lengüetea y me llena de baba; le devuelvo la cortesía y lo acaricio, pero se escucha un silbido y se marcha. Me quedo sola disfrutando el olor a tierra mojada, respirando la frescura del viento. Me pierdo entre las letras de mi fiel acompañante, las horas pasan y no lo noto; vuelvo a la realidad hasta que siento gotas rozar mi piel. Esta lloviendo otra vez. 

Es hora de volver, de desandar el camino; doy pasos sin prisas y empapada entro a casa. La noche ha llegado y yo la recibo bajo una manta y bebiendo café. Miro por la ventana mientras una canción de jazz me transporta a la tan anhelada calma;  mi remanso, mi paz, mi nada…

Blog de Keren Biebeda: Historias con “K”.

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Ana Piera dice:

    Muy agradable: un bocadillo, acariciar un perro, gotas de lluvia, todo suma para sentirnos felices.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por tu aportación Ana. Un saludo!!

      Le gusta a 2 personas

  2. Reblogueó esto en Historias con "K"y comentado:
    Mi aportación al Masticadores de Letras MXC

    Me gusta

  3. Eric dice:

    Leo tú texto con calma y sosiego, sin expectativa de encontrar mas de lo que estas letras y tú me quieres dar, transmitir, compartir… encuentro nada y todo, paz, paisajes y mil sabores invaden mi mente… sorbo mi café y enciendo mi música, mi banda sonora de la vida…sonrió paz, nada y todo me embargan…Gracias por tu regalo….

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s