MATILDA – III/Final by Quirico Molina

Photo by AlteredSnaps on Pexels.com

La revelación que recibe actúa como el picotazo que da el pollito desde el interior de la cáscara para salir a la vida. Se abre un boquete en el muro que derriba invisibles bloques de temores, el pasado se desmorona convertido en ruinas y polvo. Donde antes estaba la barrera se inicia un camino arenoso que se pierde en la lejanía, en el pueden verse las huellas diminutas de unos pies descalzos caminando hacia el devenir.

Matilda está rebosante de dicha, se siente esférica, etérea, con la sensación de flotar, de elevarse hacia un cielo azul repleto de estrellas «¿cómo puede ser si es de día, si estoy viendo el sol?» en el que una luna de obsidiana brilla atrayéndola. Le parece oír que la llaman y desde otro punto, alejándose, escucha una vocecilla.

—Me gusta el nombre de Lucía… y el de Ángel —oye decir a la niña.

—¿Lucía? ¿Ángel?

—¿Matilda? ¿Me oyes? ¡Despierta! —reconoce la voz áspera de Isolina.

Levanta la cabeza de la mesa y abre la boca en un bostezo prolongado. Se ha quedado dormida, no obstante se siente feliz. La pitonisa bucanera recoge las cartas que hay sobre la mesa, una a una, con mimo. Sonríe .

—¿Te ha gustado la lectura, he aclarado tus dudas?  —le pregunta.

—Sí, la verdad no sé, supongo… Me siento bien. He visitado a «la familia».

—He visto en las cartas temas desfavorables, aunque forman parte del pasado.

Las buenas noticias son que crecerá el clan, pero ya lo sabes ¿no?

—Sí, es una buena noticia, me lo acaban de confirmar hace unos minutos. Ha sido algo surrealista. Será una niña. Sé incluso el nombre que llevará, el mismo que mi abuela.

—Lucía, bonito nombre. Patrona de los ciegos y de aquellos que no quieren ver.

Tu abuela era una gran mujer.

—Hablas de ella como si la hubieses conocido, pero es una imposibilidad ¿no?

—En absoluto, la conocía. Yo estaba allí el día de tu quinto cumpleaños.

—¡Ya está! Tenía la sensación de haberte visto desde que entré aquí, pero me decía a mi misma que no era posible. Además, la señora de blanco no tenía parche.

Photo by cottonbro on Pexels.com

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Scarlet Cabrera dice:

    Maravilloso.

    Me gusta

  2. Q.M. dice:

    Reblogueó esto en Q.M.y comentado:
    Desenlace del relato: Matilda.
    Espero que disfrutéis con su lectura, tanto como yo lo hice cuando lo escribía.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s