El hombre de las noticias por Alejandro Villaverde Viayra

    El vapor del café trazaba formas en la oscuridad. Solo me iluminaba la suma del indicador de grabación y la pantalla de vista previa de las cinco cámaras que apuntaban hacia el set donde Rick Bates, un famoso reportero extranjero, terminaba la última hora del noticiero de la media noche. Siempre lo había…

Fantasma en primavera por Alejandro Villaverde Viayra

  Cruzaba la carretera en una descolorida camioneta cuyo motor la hacía vibrar violentamente con el simple hecho de estar encendida, y fue, quizá, por lo lento que iba que pude percatarme de otro camino que atravesaba un arroyo poco profundo y seguía por un sendero entre los árboles. Llevaba prisa, sin suficiente dinero para…

Dos veces la hora por Alejandro Villaverde Viayra

Esperó el camión en la parada más cercana al cementerio, en una vieja estación de tranvía. Era un horario solitario, su teléfono se había quedado sin batería y el reloj de la parada, con su vidrio sucio y rayado, tenía mucho de haberse parado. Suspiró mientras caminaba sobre el adoquín cuarteado, barriendo con la vista…

Instrucciones para pelear por Alejandro Villaverde Viayra

    Están más allá de la posibilidad del diálogo. ¿Había forma de escapar? ¿Se podía evitar el conflicto? No había tiempo de preguntárselo, el enemigo se acercaba amenazadoramente y el miedo se apodera de ti. El motivo por el que inició, la razón por la que peleas, todos esos ideales quedaron relegados a un…

Terrario de papel por Alejandro Villaverde Viayra

    Cuando Tristán la conoció, incluso dejó de leer. Era un encargo de una familia adinerada de la ciudad, debía ser algo simple, pero su maestra había insistido que la acompañara. —Estás tan concentrado en propósitos tan magníficos que te olvidas de lo importante. El cliente los encontró en la tienda, llevaba un elegante…

Más lejos que el tiempo por Alejandro Villaverde Viayra

    —¿Podemos hablar toda la noche? ¿Cómo la primera vez? ¿Cómo si fuera la última vez? Apenas lo escucho llegar. —¿No es esa una petición imposible? No puede ser como la primera vez y definitivamente espero que no sea la última vez —siempre tan directo e ingenuo—. ¿No estás siendo muy dramática? Bueno, creo…

Nombres por Alejandro Villaverde Viayra

    Cuando volví de trabajar, aunque todavía no se metía el sol, todas las luces de mi casa estaban apagadas y las cortinas corridas. Tuve un mal presentimiento y aceleré el paso. La sala estaba vacía, las habitaciones también, solo quedaba un lugar en el que podría buscar. Encontré a mi esposa llorando junto…