El juego por Ana Laura Piera

    Desde lo alto de la torre, el Rey y la Reina miran el campo de batalla. La lucha fue terrible, la mitad del ejército cayó, pero el Reino permanece. Los ojos de la Reina se vuelven agua salada ante la visión de los charcos de sangre y los cuerpos muertos. Abajo, un grupo … Continuar leyendo El juego por Ana Laura Piera

Amor sin pretenciones por Ana Laura Piera

  —Mira Mariano, hay luna llena. Su luz no pide permiso para entrar, me gusta su fría insolencia, ¿ves?  —Prefiero mil veces mirarte a ti.  Tita sonríe, pasa sus manos por la oscura cabeza que descansa en su vientre. Sus dedos huesudos y de uñas largas pintadas de rojo se enredan en el pelo negro … Continuar leyendo Amor sin pretenciones por Ana Laura Piera

Soñando con mariposas por Ana Laura Piera

  —¡Ya vienen!  Su corazón se regocijó evocando cielos anaranjados y árboles cubiertos de pequeños fuegos vivientes. Como un olvidado eco de su niñez perdida, creyó escuchar otra vez la sabia voz del abuelo:  —Son las mariposas Monarca, Juanito: Papalotl. Así le decían los antiguos mexicanos. No hay insecto más valiente que ellas. ¡No señor, … Continuar leyendo Soñando con mariposas por Ana Laura Piera

¿Cómo iban a saber? por Ana Laura Piera

    Nadie podía saber, ¿cómo podrían? Las personas pasaban y la veían sentada dando de comer a los pajaritos. Las aves eran atrevidas y se montaban sin miedo en esas manos de dedos arrugados y de uñas amarillentas; era la confianza que daba una eternidad relacionándose. Volaban hasta su descuidado y descolorido cabello y … Continuar leyendo ¿Cómo iban a saber? por Ana Laura Piera

La verdad oculta por Ana Laura Piera

    Cuando desperté, “él” estaba sentado en mi cama. Sus enormes ojos negros, sin expresión y sin fondo, parecían engullirme entero. Sentí sus dedos fríos y delgados como lápices acariciándome la cabeza. De los ojos y de los extraños orificios nasales, apenas eran dos agujeros negros sobre la piel cetrina, comenzó a salir un … Continuar leyendo La verdad oculta por Ana Laura Piera

El año enmascarado por Ana Laura Piera

La ciudad pensó que algo andaba muy mal cuando sobre sus lomos dejaron de pasar los usuales contingentes de personas, tanto en vehículos como caminando. Los pequeños pueblos turísticos languidecieron al ver que ya pocas personas acudían a admirarlos. Los animales también se habían confundido, perros y gatos sobre todo, vieron con extrañeza cómo sus … Continuar leyendo El año enmascarado por Ana Laura Piera