Be gentle por Ángel de León

    Se escucha Liebesleid de Rachmaninoff. Poco a poco el mundo vuelve a la normalidad… al menos eso puedo decir desde mi privilegio. Ayer caminé por las calles de La Escandón sin cubrebocas. Ya pasaban las once de la noche y no había nadie en las calles. Me tomé una Coca de lata y…

La nómada y la luna verde por Ángel de León

    De nuevo es de noche. Las luces de Tokio no hacen sino ennegrecerla. Toda iluminación en la atmósfera ha sido absorbida por los escaparates. Neón. No importa cuándo escriba esto, ni cuándo se lea; esta imagen perenne representa a Tokio. La única diferencia es que yo aparezco en ella. Vuelvo a recargar mi…

Haruki Murakami por Ángel de León

En el limbo que siguió a mi cumpleaños veintinueve, sólo pensaba en morir. Aquella noche había cerrado las puertas de mi bar de jazz para siempre. Las cerré tras de mí y, mientras me alejaba, el solo de My Melancholy Baby de Charlie Parker casi me jala de vuelta. Sabía bien que la música no…

Una nueva vida por Ángel de León

    —Camino a la tortillería que estaba cerca de mi casa había una caseta telefónica, de esas a las que tenías que meterle una tarjeta de prepago para poder hablar. ¿Las recuerdas? —Sí, las recuerdo. Solía recortar esas tarjetas en triángulos para usarlas como plumillas de guitarra. —Te voy a decir algo, pero ¿prometes…

Parvada V: El dolor de Condori (final) por Ángel de León

—¿En verdad tiene que hacer esto ahora? —intervino el mayor Garza casi al borde de la insurrección, pero, ¿podía culparlo? —Apenas y salió de cirugía. —Está bien, líder —dijo la capitana Quetzal mientras que, con un movimiento doloroso, se sentaba en la mesa de conferencias. Vestía una camiseta que revelaba el vendaje desde el omóplato…

Parvada IV: El canto de Paloma

Fue un tiro directo en el pecho. El mercenario al servicio del gobierno fosfolense no tuvo tiempo de saber siquiera que estaba bajo ataque. «Tienes que estar segura de que el animal morirá desde antes de jalar el gatillo» había dicho su padre hacía décadas. «Una vez tu objetivo esté en la mira, lo único…

Parvada III: El vuelo de Quetzal por Ángel de León

Quetzal tenía ocho años cuando decidió que algún día iba a volar. Caminaba de regreso de ayudar a su mamá en su puesto de comida desde la provincia de los Cinco Lagos en Chiapas, en la frontera entre México y Guatemala. hasta el poblado de Las Margaritas, cerca de Comitán. Su familia vendía antojitos mexicanos…

Parvada II: La visión de Aguilar por Ángel de León

—Tenemos los planos del edificio, lo que no tenemos es tiempo —espetó Quetzal mientras terminaba de vendarse la herida del brazo. A juzgar por la marca, Aguilar infería que una bala calibre 5.57 le pasó rozando—. Demasiado cerca de irse a la mierda. Garza asintió solemne. Iban a bordo de una SUV acorazada al punto…

Parvada I: La apuesta de Garza por Ángel de León

La última vez que el Mayor Garza estuvo en la Confederación Regia, ésta todavía se llamaba Nuevo León. Aquella vez tampoco había visitado un abandonado almacén de tráileres, no portaba su rifle de asalto AK-12 ni el chaleco táctico con seis cargadores. Aunque quizá la diferencia más importante radicaba en que, en el antiguo Monterrey,…

Antes de escribir por Ángel de León

  Un inesperado visitante irrumpió en mi habitación. Dormía profundamente cuando lo sentí encima. Mi corazón se aceleró ante el extraño peso sobre la colchoneta y, antes de que pudiera debatirme sobre lo que estaba pasando, me incorporé de un sobresalto en la cama. Nunca había visto un gato tan imposiblemente anaranjado, era casi como…