FAUSTUS, LA EXPENDEDORA by Félix Molina

a J. J. Arreola, allá donde esté, desde mi admiración Homologados por el uso de los más rigurosos clientes, los productos de nuestras máquinas se presentan en una oferta doble: para más o para menos de 50 años. Elija el formato y trasiego de vida que desee y aparecerá, servido con toda facilidad, a su…

Para los malos momentos by Félix Molina

Para los malos momentos todos tenemos en la oficina una grabación oculta en los dispositivos de nuestros bolsos o bolsillos. Alguien puede acusar el silencio, como el calor o el frío cuando se abre o cierra una ventana, pero entonces ahí está nuestra determinación de rasgarlo, de agujerearlo más bien, dejando sonar nuestras grabaciones. Hay…

Propina by Félix Molina

Para ustedes es fácil, solo un aplauso más. Pero yo tengo que inventarme de nuevo en cada repetición. Le hicieron saludar, enfrente de esa masa titilante que aplaudía, una, dos, tres veces. Lo acostumbrado. Eso se resolvía normalmente con algún nocturno de Chopin, acaso de los menos manoseados –daba un toque de élite al auditorio…

El fantasma y su extraña familia by Félix Molina

‘El fantasma’, de Las pruebas del caos | Enrique Anderson Imbert, 1946                             Para mi Ofelia, que me lo descubrió La taxonomía del fantasma puede ser tan extensa como la de la vida que mueve nuestros hilillos por acá, por este mundo…

El veloz murciélago hindú… y otros microrrelatos by félix Molina

Mis relatos favoritos El dinosaurio y otros microrrelatos | Augusto Monterroso, varios Los hay sonoros y monosílabos cual pronombre favorito de político de por estos lares (Luis XIV, de Juan Pedro Aparicio, un mero “Yo” cruzando toda la página). Los hay demoledores, verdaderos tratados filosóficos en apenas cuatro palabras (como El emigrante ). Los hay fantasmas,…

algo menos by Félix Molina

El hombre prescindió primero de casi todo su vestuario: entregó a una tienda de ropa de segunda mano sus abrigos, sus chaquetas y sus docenas de pantalones y camisas; luego se deshizo del mobiliario, con la ayuda de manos amigas que depositaron mesas, sillas, estanterías, hasta un piano –que ya era más mueble que instrumento–…

Una ola de Paz by Félix Molina

“Mi vida con la ola” (de Arenas movedizas, 1949, en Libertad bajo palabra) | Octavio Paz Alguien dirá que esta ola que ha venido a romper a un golfo de sombra no es relato. Que tiene el vuelo y la sazón de poema, y que su lengua canta lo que los poemas entonan: la belleza,…

En vías del absurdo by Félix Molina

El guardagujas, Confabulario | Juan José Arreola, 1952 Si ahora estáis a punto -por aquello de las fechas y la contingencia del calor en determinados lares- de meteros en un tren, mejor no toméis este de Arreola; o mejor no dudéis en tomarlo si lo que queréis es sumergiros en el mundo kafkiano de las…

Jardín, laberinto, espejo by Félix Molina

Para Ofelia, mi infinito  Casona de Adrogué I El jardín desembocaba en el laberinto, y luego en el espejo. Del jardín yo sabía –rodeado del Capitán Burton y su fantasía oriental, del vuelo en las alfombras y la muerte persiguiendo al maldito por las callejas blancas y quebradas– por el espejo. El laberinto podía ser…