Bestiario por Ana Laura Piera

    ¿Recuerdas que decías que nunca soñabas nada, y lo mucho que te gustaría recordar aunque fuera un pedacito de algún sueño? Ese día tras varias noches de horror te diste cuenta de que no era que no soñaras, sino que muy dentro de ti preferías que a tus pesadillas se las comiera el…

El simulacro (‘Poe no ha muerto’, 45) by Félix Molina

Entre los papeles de George, a quien solo vacacionalmente puedo llamar mi padre, encontré poca cosa de su pareja y madre mía, Mary Wilkins. Pero una carpeta con olores frutales y guardas con caligrafía inglesa antigua se había sucedido en las mudanzas familiares –el  puerto, la campiña, la City–,  con una inscripción inequívoca: ‘Papeles de…

Londres, no London (‘Poe no ha muerto’, 44) by Félix Molina

El 27 de agosto de 1852, John Wilkins y Mary Wilson –ya nunca más Poe y Marie—arribaron a los Docklands del puerto de Londres, tras un agradable paseo fluvial por el Támesis después de tanto y tan duro océano. Los acompañaba una tripulación de cuatro marineros que se desgajaron a su llegada a Europa –como…

Poe, Marie, el Berenice (‘Poe no ha muerto’, 43) by Félix Molina

Llegaron, entre el racimo brumoso y acalorado del Patapsco y la primera luz de las estrellas, a la desembocadura del Outer Harbor. No fue una travesía larga, no podía serlo porque la chalupa que los llevó por el río apenas podía mantenerlos a los tres a bordo. Había veces que Marie rozaba con los volantes…

El fiel Valdemar (‘Poe no ha muerto’, 42) by Félix Molina

Por toda la noche del sur de Baltimore los arrastró Valdemar con su carromato. Su rostro recortaba con pasión y osadía la brisa ardorosa que llegaba del valle. Y con una entrega que no podía ser mentira, pensaban Poe y Marie, devorando detrás suya lascas curtidas de pescado que les parecían un manjar exclusivo, comparadas…

Poe y Marie: la huida (‘Poe no ha muerto’, 41) by Félix Molina

Se quedaron sin noche, Poe y Marie, mientras huían hacia el sur. Siempre atrapados en sus borracheras del puerto, y luego en los simulacros de London, apenas conocían cómo orientar sus pasos en un paraje así. Sin saberlo, avanzaron algunas millas y desanduvieron  otras. Reposaron en un palmo, el uno sobre el otro, mientras deglutían…

London, su mundo en llamas (‘Poe no ha muerto’, 40) by Félix Molina

Amigos: Comienzan los últimos 7 capítulos de Poe en México, luego saldrá en ingés en MasticadoresGobblers Una mañana que London creía igual que las otras, el ingeniero se deslizó –contaba con una silla para ello, aunque solo se debía a su afán mecanicista: nada le incapacitaba– hasta la bandeja donde Valdemar, desde el dispositivo del…

London, su mundo en llamas (‘Poe no ha muerto’, 39) by Félix Molina

Una mañana que London creía igual que las otras, el ingeniero se deslizó –contaba con una silla para ello, aunque solo se debía a su afán mecanicista: nada le incapacitaba– hasta la bandeja donde Valdemar, desde el dispositivo del sótano, le iba haciendo llegar las resmas escritas por Poe. Pronto se deshizo de la silla…