Poe, Marie, un parque (‘Poe no ha muerto’, 37) by Félix Molina

Poe llegó con algún retraso a la cita, ligero de equipaje –de hecho tan solo llevaba su levita astrosa y un bastón, como cuando practicaba sus evasivos paseos–. Marie permanecía a la espera, nocturna y silente, al pie del cerezo que coronaba la loma del Patterson Park. Aterida de frío, apenas recibió a Poe con … Continuar leyendo Poe, Marie, un parque (‘Poe no ha muerto’, 37) by Félix Molina

Un ejército se rebela en las sombras (‘Poe no ha muerto’, 36) by Félix Molina

Alexander London regresaba de una fiesta de disfraces en el barrio más al norte del viejo Baltimore cuando todos sus servidores buscaban, precisamente, disfrazar con sumisión sus ansias de verdadera libertad. Las mangas sedosas del dominó, a medio desvestir, le colgaban a la altura del cinturón estrellado. El maquillaje le dejaba sombras como de hollín … Continuar leyendo Un ejército se rebela en las sombras (‘Poe no ha muerto’, 36) by Félix Molina

Luna sobre un parque (‘Poe no ha muerto’, 35) by Félix Molina

Poe aprovechó el papel más sucio de una resma y, doblándolo a modo de carpeta, escribió en su cara frontal: Últimos relatos para London. Y allí quedó encartado Luna sobre un parque: Hay varios parques en la ciudad, y en tres –ya cuatro con el de la semana pasada— se han sucedido crímenes que acaban … Continuar leyendo Luna sobre un parque (‘Poe no ha muerto’, 35) by Félix Molina

El bien avenido Valdemar (‘Poe no ha muerto’, 34) by Félix Molina

Cuando Poe y Valdemar salieron de la sombra que los envolvía, mientras la noche abandonaba Baltimore y una lengua de luz se sembraba en el suelo del sótano, todo estaba dispuesto: el lacayo de London sabía lo que tenía que hacer, porque Poe le había administrado las palabras necesarias, aquellas que le supo transmitir Marie. … Continuar leyendo El bien avenido Valdemar (‘Poe no ha muerto’, 34) by Félix Molina

El pintor pintado (‘Poe no ha muerto’, 33) by Félix Molina

Que le dijera a la señora H. que yo no quería escuchar un lamento más del loco no la amilanó. Siguió insistiendo en que era un huésped más y que su dinero también pagaba sus molestias. El loco era el desalmado que ocupaba la habitación que enfrentaba la mía, con el solo cortafuegos de un … Continuar leyendo El pintor pintado (‘Poe no ha muerto’, 33) by Félix Molina

Valdemar no ha muerto (‘Poe no ha muerto’, 32) by Félix Molina

Mientras, compulsivamente, Poe intentaba poner orden en su sótano –si aquel espacio que habitaba había podido ser alguna vez suyo–, el hombre al que bautizara como Valdemar volvía en sí. Poe no ensayó disculpa alguna, porque, agrio y furioso tras la visita de Marie, buscaba algo sin saber qué buscaba en torno del desmayado. Solo … Continuar leyendo Valdemar no ha muerto (‘Poe no ha muerto’, 32) by Félix Molina

Atalaya (‘Poe no ha muerto’, 31) by Félix Molina

En su arrebato, y mientras cargaba al señor Valdemar para empotrarlo en el diván, a la espera de que recuperara el sentido, Poe no dejaba de pisar resmas de papel donde se amontonaban sus nuevos escritos:  ‘El pintor pintado’,  ‘Luna sobre un parque’, ‘Asesinado por un naipe’. Y ‘Atalaya’: En la atalaya más alta del … Continuar leyendo Atalaya (‘Poe no ha muerto’, 31) by Félix Molina

Valdemar desenmascarado (‘Poe no ha muerto’, 30) by Félix Molina

Imagen tomada de Unsplash Poe apenas se alimentó aquella noche, confuso tras las palabras y la arrebatada marcha de Marie –ya nunca más Rogêt– y se retiró a su único aposento casi remando entre la desidia de continuar con su labor de monito amaestrado por London y la desazón que le producía no recordar su … Continuar leyendo Valdemar desenmascarado (‘Poe no ha muerto’, 30) by Félix Molina

Lo que Marie le dijo a Poe (‘Poe no ha muerto’, 29) by Félix Molina

29) by Félix Molina Marie Rogêt, o esa mujer que se parecía a Marie Rogêt, o esa muchacha que había dejado con lágrimas de rabia el edificio de dos plantas y un sótano que era la proa más sombría del puerto de Baltimore y ahora vagaba por el piélago de sus calles recordando todo lo que … Continuar leyendo Lo que Marie le dijo a Poe (‘Poe no ha muerto’, 29) by Félix Molina

Más arriba (‘Poe no ha muerto’, 28) by félix Molina

Toda la noche --mientras las sombras iban cercenando desde la tarde la falda sembrada de huertos— sus ojos no pudieron encontrar otro descanso que aquellas dos luminarias. Vano que se enredase en las pinturas desterradas por más difíciles, que se encerrase en la luna y el viento para vagar entre los lienzos, que le doblaban … Continuar leyendo Más arriba (‘Poe no ha muerto’, 28) by félix Molina