POEMA 145-OTOÑALES by José Carlos Avogadro

el

La calva ha crecido sin prejuicio,
cabello cano cuando llega el frío
como cólicos huesos abatidos
y como hojas pardas por caer
del árbol que verde las sostuvo:
están temblando las rodillas vencidas.
El asilo no asila,
si acaso es un hogar triste,
se han prohibido las últimas visitas
y a la vera de los plátanos desvestidos
ya no asisten parejas a abrazarse: 
como frescos refugios de los soles veraniegos.
Desde el ventanal,
con claridad de luna llena
y estrellas con el corazón de luciérnagas encendidas;
un hombre joven vive su otoño solitario.
Con las manos entumecidas de metáforas
ha dicho que pronto partirá 
como parten las rosas y retornan
como el año renovado en nuevos verdes
como la ausencia en otros besos:
y que su alma está despierta
en la estación que deja las materias.

Photo by Alesia Kozik on Pexels.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s